¡Llámanos!

(+34) 868 06 46 40

Horario

L-V: 9:00–21:00

¡Pide tu cita!

Ven a vernos sin compromiso

¡Llámanos!

(+34) 868 06 46 40

Horario

L-V: 9:00–21:00

¡Pide tu cita!

Ven a vernos sin compromiso

¿Cómo afecta el estrés a la salud bucodental?

Cuando estamos ante una situación o acontecimiento amenazante, nuestro cuerpo se pone en alerta, y crea estrés.

Ante un estresor, se produce una respuesta fisiológica que pasa por la activación del eje hipofisosuprarrenal y del sistema nervioso vegetativo. El primero libera cortisol y andrógenos que pasan a sangre. El segundo provoca una activación simpática que secreta catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), hormonas encargadas de poner el cuerpo en estado de alerta (dilatan las pupilas, abren las vías respiratorias, aumentan la frecuencia cardíaca, movilizan el paso de glucosa y lípidos al torrente circulatorio, etc.).

El estrés, de entrada, no tiene que ser algo malo. Podemos encontrar dos tipos de estrés:

Un estrés positivo o agudo.

Este tipo de estrés nos permite movilizarnos para evitar un peligro y que se resuelve cuando el estresor pasa.

Este tipo de estrés ocurre cuando alguien cruza un semáforo en rojo y se da cuenta, a mitad del camino, que viene un coche a gran velocidad, es normal que su organismo genere una respuesta de estrés que le permita salir corriendo para que el vehículo no le atropelle.

Un estrés negativo o crónico

Este tipo de estrés prolongado en el tiempo, que causa daño físico y psíquico.

El estrés crónico, a menudo infradiagnosticado, puede llevar a sufrir enfermedades graves, como problemas cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares e incluso cánceres.

En la cavidad oral, el estrés crónico se ha relacionado con el bruxismo, con la disfunción temporomandibular, con la enfermedad periodontal, con la estomatitis aftosa recurrente, con el herpes labial recurrente y con la xerostomía.

Existen una serie de consejos y buenos hábitos que se pueden realizar como:

  • La relajación
  • La meditación.
  • El ejercicio físico.
  • El sentido del humor.
  • Las relaciones personales positivas.
  • El tomarse las cosas con más calma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿En qué puedo ayudarle?